jueves, 3 de junio de 2010

Neurociencias o Menteciencias


Las neurociencias


El sociólogo alemán Niklas Luhmann cree en una regla antigua y juiciosa: las verdades se presentan contextualizadas y los errores, en cambio, aislados. Son tantas las disciplinas que se cobijan en la neurociencia que tornan a ésta confusa, al carecer de un hilo conductor epistémico que las enhebre en una sola pieza.

En las últimas décadas surgen por doquier instituciones científicas dedicadas al estudio de esta materia. En general, todas adhieren a un mismo recurso: el tratamiento multidisciplinario en las tareas investigativas. Hoy, la neurociencia no se presenta como una teoría contextualizada sino como doctrinas aisladas.



Medicina del sistema nervioso


En los orígenes, el campo de acción de la neurociencia se reduce a comprender la biología de las neuronas. Posteriormente se especifica que atañe a la estructura, función química, farmacología y patología del sistema nervioso.


Con esta orientación, la “Sociedad para la Neurociencia del Perú” convoca a científicos de distintas disciplinas a estudiar todos los niveles de organización del sistema nervioso, mientras que,



el "Instituto de Neurociencias y Centro de Imágenes Médicas de Honduras" presta servicios médicos especializados en diagnósticos y tratamientos neurológicos y neuroquirúrgicos e impulsa la enseñanza y la investigación.


En forma similar, el "Instituto de Neurociencias del Ecuador" asegura que concibe al paciente como un todo y que se lo estudia para su diagnóstico y tratamiento apoyándose de múltiples especialidades.


También la “Sociedad de Neurociencia del Uruguay“ indica que las técnicas aplicadas en esta disciplina experimental desarrollan los aspectos neurofisiológicos, neuroanatómicos, neuroquímicos y neurofarmacológicos.



Desde el año 1986 la “Universitad Autónoma de Barcelona”, España, imparte el doctorado en neurociencias. Sobre la base de los departamentos de biología celular, fisiología e inmunología adhieren distintas dependencias y facultades que, a través de un instituto coordinador, desarrollan actividades de investigación implicadas en el estudio del sistema nervioso.



Por su parte, el “Grupo de Neurociencias de la Universidad Nacional de Colombia” declara ser interdisciplinario y que trabaja en el estudio del cerebro y sus patologías y tiene como principal objetivo el desarrollo de la investigación mediante una estrecha correlación entre las ciencias básicas y la clínica.



Sistema nervioso, comportamiento y psicología


Hasta aquí las manifestaciones institucionales están referidas a la biología y, en especial, a las enfermedades del sistema nervioso. Sin embargo, la oferta académica también manifiesta alcances más amplios que los anteriores.



La “Asociación Civil de Neurociencias y Neurobiología de México”, convoca a interesados en abordar problemas del funcionamiento y de la estructura cerebral en ramas como: fisiología celular y sistémica, biología del comportamiento, bioquímica de la señalización, control motor, sistemas sensoriales, modelación matemática, ingeniería de sistemas, robótica, inteligencia artificial y biología molecular del desarrollo, la plasticidad y la reparación de circuitos neuronales.



También la “Sociedad Chilena de Neurociencia” amplía y especifica las áreas de estudio: el sistema nervioso en su gran diversidad, su desarrollo, los mecanismos de sensación y percepción, sistema motor, aprendizaje y memoria, sueño, stress, envejecimiento y patologías neurológicas y psiquiátricas entre otras.


Además de las dos anteriores en Argentina la “Universidad Nacional de Córdoba” dicta a partir del presente año el doctorado en neurociencia como una oferta académica transversal, es decir, bajo la órbita de seis facultades y un Instituto privado. Las áreas temáticas a cubrir rondan la biología de la neurona; el sistema neurobiológico; la neurociencia cognitiva; la neurociencia computacional y teórica y la neuropatología.

Aquí cabe una aclaración, la Asociación Mexicana incorpora el concepto “comportamiento”, la Sociedad Chilena el de “psiquiatría” y la Universidad de Córdoba el de "neurociencia cognitiva". Estos términos merecen atención porque hacen referencia a fenómenos que pueden escapar a lo estrictamente biológico.

La neurociencia cognitiva es una rama de la psicología e interconecta con otras sub-disciplinas tales como psicología cognitiva, psicobiología y neurobiología. Consecuentemente, al incorporar a la psicología entre los temas a tratar se complica el panorama original, estrictamente neurobiológico.

El destacado neurofisiólogo y psiquiatra Erik Kandel, premio Nobel compartido de medicina 2000, sostiene que la tarea de la neurociencia es explicar la conducta en términos de actividad cerebral. Así, los fenómenos psíquicos y del comportamiento toman ingerencia e introducen nuevas concepciones al respecto.

Algunos investigadores sostienen que la conducta tiene que ver con las interacciones del organismo con el entorno y que la psiquis implica procesos propios. Esta visión cambia la concepción de los procesos mentales y los distingue de sus bases biológicas.

El Dr. en física y filósofo de la ciencia Mario Bunge, argentino radicado en Canadá, es un firme partidario de las neurociencias y un acérrimo enemigo del psicoanálisis o psicología hablada de Freud y Lacan. Al calificar a la psicología como seudociencia reduce los fenómenos de la naturaleza a dos dominios: el físico y el biológico. Kandel opina distinto, sostiene que el psicoanálisis debe acompañar a las neurociencias pues es la disciplina que más conoce sobre el desarrollo emocional. Boris Cyrulnik, destacado neuropsiquiatra, psicoanalista y etólogo francés afirma que equipos de investigación verifican que la soledad (una emoción) produce atrofia en las neuronas y que, al hablar con alguien en interacción, esa atrofia desaparece.



Sistema nervioso, lenguaje, educación, socialización, cultura y filosofía


En la actualidad, los congresos, seminarios y talleres sobre neurociencia convocan a científicos en general con el fin de lograr un ambiente multidisciplinario. En algunas universidades desarrollan materias como neurofilosofía, neurosociología, neurocultura, neuroética, neuroarte, neurolingüística, neuroeducación, etc. Todas estas “neuro” están vinculadas a fenómenos sociales.

Sin restarle importancia a ninguna de las citadas, quizás sea la filosofía la que tenga la responsabilidad mayor. Es posible que el problema de fondo sea la elaboración correcta del marco epistémico, tarea indudable del intelecto filosófico.

Éste, desde sus orígenes, trata de explicar el problema mente-cuerpo. La tesis del materialismo es que la mente es algo material. En consecuencia, los estados mentales pueden ser reducidos a los biológicos. El inconveniente de esta posición es que los atributos mentales no se encuentran en la electroquímica cerebral. Según el filósofo Ludwig Wittgenstein y sus seguidores, la búsqueda de estados mentales en el cerebro es una pura confusión de conceptos. Sin embargo, es difícil negar que la mente necesita del sistema nervioso y que ambos accionan en forma recíproca entre ellos.

Resolver la cuestión mente-cuerpo, como siempre lo ha sido, es un tema mayúsculo por sus implicancias en muchas y variadas áreas de la ciencia. Una cosa es la biología del sistema nervioso y, otra muy diferente, las implicancias de la mente en el desarrollo de fenomenologías inmateriales (lenguaje, educación, socialización, cultura y filosofía, entre otras).



Neurociencias y espiritualidad


El neurobiólogo chileno Francisco Varela hace importantes aportes a la comprensión de la epilepsia y del sistema inmunológico, investiga las bases biológicas del conocimiento y el lenguaje, contribuye en desarrollos de inteligencia artificial, en epistemología concibe el concepto de “enacción” e incorpora a la psicología cognitiva el pensamiento budista.

Avanzado el siglo XX, la física cuántica llega a conclusiones que la doctrina oriental acepta desde tiempos inmemoriales. Lo interesante es que los métodos utilizados por cada una de ellas son esencialmente distintos, mientras que la aproximación en los resultados entre la ciencia y la espiritualidad despierta el interés de muchos intelectuales.

Varela, junto al industrial y abogado estadounidense Adam Engle, a instancias del Dalai Lama, fundan en los años ochenta el “Mind and Life Institute” para estudiar los vínculos entre budismo y neurociencia. La búsqueda de patrones frente a tan disímiles formas de obtener logros cognitivos son objetivos del Instituto. Así, se llevan a cabo investigaciones conjuntas donde se aplica la ciencia occidental y la tradición oriental contemplativa, o sea, los fundamentos biológicos de la conciencia y la experiencia subjetiva milenaria.

De esta forma, la tecnología neurológica euroamericana y las técnicas de meditación e introspección, con abundantes conceptos para describir un sin fin de emociones y estados mentales, se suman en las tareas investigativas del Mind and Life Institute. Según Varela, la ciencia occidental al estudiar el cerebro y el comportamiento, desconoce un complemento equitativamente disciplinado: la exploración de la experiencia misma. Aquí es donde el budismo aporta observaciones acumuladas en el tiempo, con rigor teórico y con ejercicios y prácticas muy precisas en la exploración individual.

"Cuales sean los resultados de este trabajo, me alegra que se esté realizando", fue la conclusión del Dalai Lama al dirigirse a cientos de investigadores durante una de las reuniones anuales de la “Sociedad de Neurociencia de Estados Unidos”. El diálogo es siempre fuente de sabiduría.



Neurociencias y noética


En filosofía el término “noética” se refiere a todo lo que tiene que ver con la visión intelectual o pensamiento. Una definición más amplia sostiene que la noética es la disciplina científica que investiga la naturaleza y potenciales de la conciencia, empleando para ello múltiples métodos de conocimiento, incluyendo la intuición, el sentimiento, la razón y los sentidos. La ciencia noética explora el mundo interior de la mente (la conciencia, el alma, el espíritu) y cómo se relaciona con el universo físico.

La noética trata de explicar los efectos que la mente puede producir en la materia que le rodea. El famoso escritor novelesco Dan Brown en "El símbolo perdido" populariza la noética. En el libro el autor sostiene que la mente tiene poder en el mundo físico. Esta aseveración es aceptada como válida por varias corrientes intelectuales contemporáneas y puede ligarse con el concepto de resiliencia acuñado por la psicología.



Imagen: tapa del libro de Dan Brown: El símbolo perdido. ''La mente tiene poder en el mundo físico'';


El ya citado neuropsiquíatra, Boris Cyrulnik, padre de la resiliencia", se ocupa de investigar este tema, referido a la capacidad que tienen las personas para recuperarse de las adversidades que le tocan vivir. El fenómeno puede ser aplicado también a las comunidades, por ser semejante, y es reconocido como “resiliencia comunitaria”.

La superación de crisis y catástrofes depende de las interacciones previas, simultáneas y posteriores al hecho traumatizante. Las emociones de afecto, amor, solidaridad, honestidad activadas en cualquiera de las etapas o, mejor aún si ocurren en todas ellas, producen resultados superadores que no son observables cuando están dañadas esas cualidades emotivas. Los estados mentales hacen al ambiente y a lo que somos.

La noética como el concepto de resiliencia tratan sobre las conexiones entre la biología de las neuronas, las emociones, las conductas, las incidencias sobre el medio ambiente, la autoestructuración individual y colectiva, etc. Estas posiciones ideológicas van más allá de la biología de las neuronas.

Los estudios del sistema nervioso, los trabajos sobre las patologías, la cirugía del cerebro, el análisis de los comportamientos, las teorías psicológicas, las concepciones del lenguaje, el pensamiento y la conciencia, los productos culturales, el enigma de la mente, todos convergen en la neurociencia. Mucho se ha avanzado hasta el presente, sin embargo, todavía constituyen un ramillete de disciplinas que no se presentan contextualizadas.



Reflexiones


Si la neurociencia, la ciencia de las neuronas, recurre sistemáticamente a las multidisciplinas en sus tareas investigativas. ¿esto significa que con la biología de las neuronas no alcanza? ¿hay algo más que la electroquímica cerebral? ¿el sistema nervioso es todo?

Si la neurociencia es explicar la conducta en términos de actividad cerebral: ¿el comportamiento depende sólo de lo que ocurre en el sistema nervioso? ¿el entorno, lo externo, no modifica el comportamiento? ¿la psiquis no es afectada por otros sujetos?

Si la conducta tiene que ver con las interacciones del organismo con el entorno y la psiquis implica procesos propios: los procesos mentales ¿en qué dependen y en qué no dependen de sus bases biológicas? ; la psiquis con sus propios procesos ¿significa participaciones ajenas al sistema nervioso?

Si las implicancias de la mente en el desarrollo de fenómenos como lenguaje, educación, socialización, cultura y filosofía van más allá de la biología del sistema nervioso: ¿hay una mente biológica y otras que no son biológicas? ¿el comportamiento social humano responde a una mente social? ¿hay también una mente emocional? ¿qué relación hay entre psiquis y mente emocional?

Si el método científico aporta resultados valederos y la tradición oriental contemplativa elabora principios efectivos:¿el trabajo conjunto ayuda a profundizar el conocimiento? ¿el método científico es el único válido?

Si la ciencia noética explora el mundo interior de la mente (la conciencia, el alma, el espíritu) y cómo se relaciona con el universo físico: ¿los procesos mentales son autónomos respecto a la electroquímica del cerebro? ¿los conceptos de conciencia, alma y espíritu incluyen al sistema nervioso?

Si la materialidad biológica del cerebro es una parte y la mente otra: ¿Son dos ciencias confundidas en una? ¿neurociencia y menteciencia?


Nota: Imágenes de banderas de http://www.banderas-del-mundo.com/.


Mario Hails, junio de 2010

3 comentarios:

  1. Reintersante tu artículo, me disipa el camino que me he propuesto recorrer.Aunque muchas cosas no entiendo muy bien.

    ResponderEliminar
  2. Con respecto a su articulo, que me parece muy bueno y fundamentado, comparto con ud solo una de mis reflexiones " pareciera ser que los fundamentos que otorga la ciencia (o los cientificos) solo tienen bases en lo material, lo tangible, lo macro o microscopio, hasta la biologia molecular hemos llegado...si levantaran su mirada espiando mas alla de las lentes del microscopio los dislumbraría un inmenso mundo que nos rodea por descubrir..."

    MH

    ResponderEliminar
  3. Inteligente Blog. El tema para estudiarlo.

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario