jueves, 22 de julio de 2010

Pensar en pensando


Conciencia y pensamiento

Al pensar1 por qué se está pensando surge la idea de lo difícil que es no pensar. Esto se logra al dormir, donde se pierde el estado conciente2, con la meditación, cuando es posible alcanzar una situación de “dormido-conciente”, o al perder la conciencia por un problema cerebral.


Conciencia: la observación del observador.
Salvo estos casos especiales, el ser humano siempre piensa en algo, pese a que ejecuta en forma continua actividades sin pensar. La mayoría de las acciones realizadas por los hombres y mujeres son inconcientes. Respiran, el corazón bombea sangre, el sistema inmunológico los defiende de agentes extraños, se reproducen, caminan, mantienen el equilibrio corporal, digieren la comida, tienen emociones, cuidan a sus hijos, etc. Estas son todas actividades biológicas e instintivas, que pueden ser concretadas sin necesidad de pensar en ellas.
El aprendizaje permite que muchos comportamientos que al comienzo son pensados terminen siendo inconcientes. Practicar un deporte, bailar, manejar un automóvil, teclear en la computadora, escribir con la lapicera, hacer las cosas rutinarias de la casa o del trabajo, etc., todo sin pensar en esas acciones o, mejor aún, pensando en otra cosa.
El estado de conciencia no es dormir, ni meditar, ni cumplir con actividades biológicas, instintivas o aprendidas sino que radica en la acción de pensar. Y al pensar, se sabe que se sabe, es decir, la conciencia necesita del pensamiento y viceversa.
Ahora bien, ¿quién deriva de quién? Esto se asemeja al dilema: ¿qué fue primero, el huevo o la gallina? Hoy se sabe que ambos se gestan en forma conjunta con influencias mutuas a partir de un animal antecesor.
Pensamientos
Si es así, el pensamiento y la conciencia se desarrollan al mismo tiempo, mediante interacciones adaptativas, acoplados en la gestación de sus estructuras (el neurobiólogo chileno Humberto Maturana denomina a esta característica sistémica: acoplamiento estructural). La primera conclusión es: pensamiento y conciencia son producto de un fenómeno común.


Pensamiento y lenguaje

Lenguaje
El pensamiento se entreteje sobre cosas que ya pensaron otros seres humanos. Es complicado pensar en algo nuevo. Ocurre que alguien cree tener un pensamiento original y resulta que, al indagar sobre el tema, descubre que a esa idea la trataron los griegos hace 2300 años. Sin embargo, la experiencia de vislumbrar un nuevo concepto, aunque después llegue el desengaño, es aleccionadora en el sentido de lo difícil que resulta asir algo inédito, pues no hay un vocablo que lo distinga, que lo nombre. En este trance es que se detecta que sin palabra no hay pensamiento pues, éste, se escapa, se escurre entre términos conocidos que representan otras ideas, parecidas pero distintas. Hasta que no se le pone nombre, lo nuevo es algo que se intuye pero que no se aferra. La palabra lo identifica y lo incorpora al pensamiento. Se piensa mediante las palabras3, con ellas se significan las cosas. La segunda conclusión es: sin lenguaje4 no hay pensamiento y sin pensamiento no hay lenguaje.


Lenguaje y comunidad

Los animales más complejos se comunican entre si. Sin embargo, no utilizan símbolos articulados con sentido, a excepción de los humanos. Esta forma de comunicación sofisticada permite darle significado a las cosas, ponerles nombre. Esta circunstancia es destacable pues al nombrar no sólo se hace referencia a un objeto sino a todos aquellos que pertenecen a su clase. Por ejemplo, al decir casa, no solo se designa a una en particular sino a cualquier otra, sea construida con barro, ladrillos, madera, vidrio, chapa o cartón. Esta abstracción, fruto del lenguaje, es exclusiva del ser humano.
Comunidad = que se comunica
El lenguaje es la herramienta que labra el entendimiento primigenio entre grupos. También puede decirse que los primeros requerimientos de asociación por parte de grupos humanos impulsan el desarrollo de nuevas formas de comunicación, las que forjan el lenguaje. La tercera conclusión es: el lenguaje y las comunidades se necesitan, son complementarios y se gestan en forma conjunta e interactiva, con influencias mutuas.


Comunidades humanas y sus condiciones de existencia

Las comunidades humanas requieren de seres vivos, en este caso de homínidos, para su formación, sin embargo, esta razón necesaria no es suficiente. Además de estos organismos bípedos, precisa de otras condiciones de existencia.
Las comunidades como organización sistémica están fundamentadas en sus orígenes en lazos de sangre entre grupos humanos. Así surgen, hace más de 3,6 millones de años, los vínculos familiares, proceso posible mediante la gestación paralela e interactiva de la conciencia, el pensamiento y el lenguaje. La cuarta conclusión es: la organización en comunidades humanas se concreta mediante la generación simultánea, con adaptación compartida, de la conciencia, el pensamiento y el lenguaje.


Conclusión final

En la historia de la vida sobre el planeta Tierra, a partir de un determinado momento, surge un dominio fenoménico inédito fruto de la formación de comunidades ligadas por lazos familiares. La gestación de pensamientos, conciencia y lenguaje son condiciones de existencia del nuevo fenómeno, llamado varios millones de años después: el fenómeno humano.


Reflexiones

Hablando de pensar: ¿lo hacen las piedras? ¿los vegetales? ¿los animales inferiores?
¿los perros? ¿los delfines? ¿los individuos humanos? ¿las comunidades humanas?

La conciencia, el pensamiento y el lenguaje: ¿son productos del cerebro? o ¿son fruto de la organización comunitaria?

La conciencia, el pensamiento y el lenguaje: ¿son derivados de la aparición de la neocorteza cerebral? o ¿desarrollan con su accionar la neocorteza?

Un individuo al que no se le enseñan códigos lingüísticos5: ¿tiene pensamientos? ¿es el caso histórico de los sordomudos? ¿por esa razón son considerados incapaces ante la ley?


Notas
1 Pensar: imaginar, considerar o discurrir.
2 Conciencia: saber que se sabe.
3 Se piensa mediante las palabras: muchos científicos lo hacen aplicando algoritmos, con lenguaje matemático; otros, como los artistas, a través de sus obras, lenguaje artístico.
4 Lenguaje: comunicación mediante símbolos articulados con sentido.
5 Es de destacar el caso de Helen Keller, nacida en 1880 en EEUU, que a los 19 meses de edad queda ciega y sorda. Relata ella que hasta los 7 años carece de memoria emocional, que no puede construir conciencia. A partir de esa edad y mediante el sentido del tacto recibe sus primeras enseñanzas y después, gracias al sistema Braille, amplía su mundo conciente y se transforma en una notable escritora.


Las fotografías son de Google imágenes.

Mario Hails, julio de 2010